La política digital de la Unión Europea aunque no es nueva sí que ha recibido un nuevo empujón para los próximos años primero figurando como una de las seis prioridades de la Comisión Europea para el período 2019-2024 y luego con el programa Europa Digital  para el período de programación 2021-2027. 

En 2010 se publicaba la Agenda Digital para Europa como una de las siete iniciativas emblemáticas de la Estrategia Europa 2020 adoptada por la Comisión a raíz de la Estrategia de Lisboa. Cinco años más tarde se publicaba la «Estrategia para el Mercado Único Digital» estructurada en torno a tres pilares:

  • mejorar el acceso de los consumidores y las empresas a los bienes y servicios digitales en Europa;
  • crear las condiciones adecuadas para el éxito de los servicios y las redes digitales; y
  • aprovechar al máximo el potencial de crecimiento de la economía digital.

En la misma línea, ya más recientemente, en 2020, se publicaban otras dos comunicaciones que constatan que la digitalización es clave para la UE, una de ellas es la Estrategia Europea de Datos y otra el Libro Blanco sobre la Inteligencia Artificial. En el 2021 se lanza la Década Digital de la Unión Europea (COM(2021) 118) que presenta la visión y vías para la transformación digital de Europa de aquí a 2030, la cual se desarrolla en torno a cuatro puntos cardinales:

  • Ciudadanos con capacidades digitales y profesionales del sector digital altamente cualificados;
  • Infraestructuras digitales seguras, eficaces y sostenibles;
  • Transformación digital de las empresas;
  • Digitalización de los servicios públicos.

Para impulsar estos cuatro puntos, la Comisión Europea va a facilitar el desarrollo de proyectos plurinacionales que se financiarán a través de diferentes fuentes, tanto europeas, como nacionales o incluso del sector privado. En esta línea se espera que se haga uso del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (Reglamento (UE) 2021/241). Por otro lado, el programa Europa Digital será el principal instrumento de financiación para dar respuesta a la digitalización de la economía y la sociedad.

Finalmente, cabe mencionar el Digital Economy and Society Index (DESI), el cual facilita la situación del desempeño digital de Europa y la evolución de los Estados miembros de la UE en competitividad digital. Para ello analiza cinco áreas:

  • Conectividad: el despliegue de infraestructura de banda ancha y su calidad;
  • Capital humano: las habilidades necesarias para aprovechar las posibilidades ofrecido por una sociedad digital;
  • Uso ciudadano de Internet: la variedad de actividades que realizan los ciudadanos ya en línea;
  • Integración de la tecnología digital: la digitalización de empresas y desarrollo del canal de venta online;
  • Servicios públicos digitales: la digitalización de los servicios públicos, centrándose en Administración electrónica.